TEXT * NEWSPAPERS

La clínica más alta del mundo

In the upper Khumbu Valley, Nepal, 5,400 meters above sea level, lies the Everest Base Camp Clinic.

http://andesmarques.blogspot.com/2010/07/el-mayor-hospital-del-mundo.html

I n the upper Khumbu Valley, Nepal, 5,400 meters above sea level, lies the Everest Base Camp Clinic.
It was founded in 2003 by American doctor Luanne Freer, to provide medical care to the results of expeditions to Everest that come every spring. 
In this extreme altitude people get very sick. 
Hundreds of climbers are ascending over 8,000 feet, the so-called Death Zone, where there is so little oxygen that the body can not sustain itself. 
The most common disease is "Khumbu cough, a scratchy cough is dry and cold air that irritates the lungs. 
May cause coughing so violent that it breaks ribs and has been the cause of the attempt of many abandoned summit. 

http://andesmarques.blogspot.com/2010/07/el-mayor-hospital-del-mundo.html

15 SEP 06 | Medicina en la cima del mundo La clínica más alta del mundo En la cima del valle Khumbu, en Nepal, a unos 5400 metros sobre el nivel del mar, se encuentra la Clínica del campamento base

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=42590

INTRAMED  NET

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=42590

 

Fue fundada en 2003 por la estadounidense Luanne Freer para proveer atención médica a los montañistas que cada primavera intentan llegar a la punta del Everest.

En esta altitud extrema la gente se enferma mucho.

Cientos de montañistas suben más de 8.000 metros para llegar a la llamada zona de la muerte, donde hay tan poco oxígeno que el cuerpo humano no puede sobrevivir sin ayuda.

El mal más común es la "tos Khumbu", una tos que pica en la garganta, producto del aire seco y frío que irrita los pulmones.

La tos que puede provocar es tan violenta que llega a quebrar las costillas y ha sido la causa por la que más de un montañista abandonó su sueño de alcanzar la cima.

Accidente. A comienzos de la temporada, un montañista italiano debió ser evacuado en un helicóptero después de recibir un golpe en la cabeza cuando se desprendió un bloque de hielo.

Los médicos coordinaron una enorme operación de rescate en la que participaron 50 escaladores que ayudaron a trasladar al hombre herido a la clínica.

Tuvieron que atarlo a un trineo con el cuello apuntalado y trasladarlo con sumo cuidado en caso de que tuviera una herida en la columna.

Fue una operación peligrosa y agotadora porque había que hacer maniobras sobre las delgadas paredes del glaciar, salpicado de grietas y con partes totalmente inestables.

El montañista italiano fue evacuado a un hospital de Katmandú, y más tarde fue trasladado a Italia, donde se recuperó por completo.

Mala reputación. Con bastante frecuencia el Everest aparece en las noticias por las razones equivocadas -montañistas que mueren, basura acumulada en sus laderas- pero para Luanne Freer, rescates como el que acabamos de mencionar muestran el espíritu del campamento base.

"Los montañistas tienen fama de ser egoístas, únicamente interesados en alcanzar la cima y sin espíritu de grupo"

"Pero la historia del rescate es un ejemplo extraordinario de un grupo de gente trabajando junta en beneficio de una persona que nadie siquiera conocía", señaló Luanne.

Por lo general, los montañistas del campamento base están aclimatados y saben cómo evitar el mal de altura (que se produce al moverse muy rápido en superficies altas). Muchas de las personas que visitan el Everest no.

En un año concurrido, unas 10.000 personas se acercan a la base de la montaña sólo para observarla y decir que estuvieron allí.

Estos grupos de visitantes tienen pocos días para hacer su recorrido y pueden llegar a ignorar los primeros síntomas del mal de altura -dolor de cabeza, falta de apetito- o simplemente se los callan para no parecer menos ante el grupo. Al hacerlo, ponen en peligro sus vidas.

El mal de altura se resuelve muy fácilmente, descendiendo inmediatamente y permitiendo que el cuerpo se aclimate lentamente.

Si bien existen seminarios que explican cómo controlarlo, la clínica trata regularmente a personas que están muy enfermas después de subir muy alto, muy rápido.

La clínica funciona con voluntarios y le cobra a los pacientes occidentales una tarifa por la atención y los medicamentos para poder subvencionar a los pacientes nepaleses.

Montaña seductora. En Montana, Estados Unidos, su lugar de origen, Luanne es directora de medicina en el Parque Nacional Yellowstone y Eric (otro de los médicos de la clínica y un apasionado de la vida al aire libre) trabaja en una sala de emergencia, también en EE.UU.

Ambos son miembros prominentes de la Sociedad Médica de Zonas Silvestres, una organización internacional para profesionales médicos que trabajan en condiciones ambientales extremas.

Luanne adora su trabajo en el campamento base: "es muy reconfortante resolver una situación en la que muchos médicos dirían ´no tengo enfermeras, no tengo mi hospital´ porque las condiciones son sumamente hostiles".

"Hay algo muy seductor en esta montaña, y si bien me cuesta imaginarme a mí misma tomando los riesgos que mucha gente toma, ahora puedo entender por qué lo hacen".

Este año, cientos de personas subieron a la cima del Everest. Once murieron, el segundo número anual más alto en su historia.

Sin la clínica, esta cifra sería mucho más alta.


Steve Robinson 

INTRAMED  NET

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=42590